Blog sobre las novelas de espionaje creadas en España. Spy novels made ​​in Spain

sábado, 1 de febrero de 2014

Cine de espías español: El lobo

Cine español de espionaje

Haciendo otra escepción para con el género cinematográfico, lo cierto es que esta pelicula combina con lo literario y lo que quizá sorprenda más, con la realidad.

El lobo

Año 2004
Duración 123 min
País España
Director Miguel Courtois
Guión Antonio Onetti
Música Héctor Calvo
Fotografía Francesc Gener
Reparto Eduardo Noriega, José Coronado, Mélanie Doutey, Silvia Abascal, Santiago Ramos, Patrick Bruel, Jorge Sanz, Fernando Cayo
Productora Mundo Ficción / Castelao Productions / Estudios Picasso

Sinopsis: Los servicios secretos españoles encuentran a un joven vasco, Txomin Loygorri, dispuesto a infiltrarse en ETA para acabar con la banda terrorista desde dentro. Basada en la vida real de de Mikel Lejarza (llamado Loygorri en la película), alias Lobo, el agente que entre 1973 y 1975 se convirtió en un miembro destacado de ETA hasta propinarle el mayor golpe que jamás ha recibido y por el cual, está le condenó a muerte.

Comentario:
Esta película tuvo un buen exito de crítica y gran de público. Con dos premios Goya y tres nominaciones se puso como para muchos de lo que el cine español debería hacer.  Yo no diría tanto, pero sí es cierto que es de agradecer una película de acción que trate temas de espionaje e histórico propios. El ritmo es alto, por lo que os 123 minutos se pasan en un suspiro, como debe de suceder en un Thriller que es lo que realmente es la película.
En cuanto a sus actores tiene una correcta interpretación de Eduargo Noriega como Loygorri/Lejarza, aunque las mejores interpretaciones quizá sean las de Santiago Ramos (policia)  y de Silvia Abascal que hace de esposa de Loygorri que sabe que entra en ETA pero no que es un agente de los servicios secretos. Por desgracia, al parecer en el montaje final se eliminaron las mejores escenas de Abascal.

La historia real.
¿Quién era Txomin Loygorri/Mikel Lejarza Eguía.  Lejarza alías Gorka para ETA y Lobo para el SECED. Era un joven vasco de pura cepa, vascohablante y de familía carlista nacido en 1951 (o 1947 según algunas fuentes). El detalle de sus orígenes es importante. Sólo pudo escalar en ETA siendo un vasco auténtico, pero él siempre consideró que como vasco era también español, por lo que en su fuero interno nunca fue un traidor. 

Cartel de "Se busca" con el que ETA empapeló Euskadi.

A comienzos de los años 70 del siglo XX, España está sufriendo una ola creciente de violencia por parte de ETA y el servicio secreto del régimen franquista sueña con infiltrar a alguien dentro de la banda tal y como se consiguió en Alemania con la banda Baader-Meinhof para así acabar con ella. En Lejarza encuentra al hombre indicado. No es franquista ni frecuenta ambientes de extrema derecha, como era otro infiltrado Jesús Arredondo Marín "Cocoliso", pero sí piensa que el terrorismo de ETA es dañino y sólo puede ir a peor. Es de esto de lo que se aprovecha el SECED (Servicio Central de Documentación, un antecesor del CNI especializado en la lucha antisubversiva) pues solo un vasco de verdad podía ser admitido en ETA. A partir de ahí y valiéndose de un amigo que sabe que tiene contactos con ETA empieza a entrar en los ambientes "abertzales" y la banda se fija en él dado que por su trabajo, decorador, puede moverse por el mercado inmobiliario sin despertar sospecha y comprar pisos para usarlos la banda como pisos-francos. Poco a poco por su valía empieza a ver como sus servicios son cada vez más utilizados por su buen hacer, buen hacer en parte facilitado por el SECED que corre con los gastos.
En unos años Mikel Lejarza logrará sentarse con la cúpula de ETA P-M y aquí es donde tramará el desmantelamiento de todo la banda en 1975, cosa que desemboca en una espectacular operación (retratada en la película) donde los etarras caen por docenas pero que se lleva a cabo de forma improvisada y con tintes de carnicería. En ella, la policía casi mata al propio Lejarza que tiene que refugiarse en una casa donde secuestra a sus ocupantes y llama a su contacto en el SECED, que no está y deja un mensaje en el contestador identificándose como "Lobo" y pidiendo que vengan a sacarle de allí. Esta conversación es oída por los ocupantes de la casa que se la contaran a la prensa. A partir de ahí ETA ya sabrá que hay un topo y la cuenta atrás para Lejarza, uno de los pocos que ha escapado a la redada (y lo ha hecho por su habilidad no porque los policías supieran quien es), ha comenzado.
No obstante, Mikel aguanta y logra que se haga otra redada contra ETA y aquí es donde algunos autores sobre la "Operación Lobo" divergen. Se acusó a los servicios secretos franquistas (tal y como aparece en la película) de no querer desmantelar a ETA realmente, que es lo que quería Lejarza, sino solo dañarla para apuntarse el tanto y hacerse imprescindibles por ello para los gobiernos de la nueva España democrática que está naciendo justo en ese momento.
Lejarza huya del País Vasco, tras la última redada está claro que es un "topo" y Euskadi amanece con cartéles con su foto y una condena a muerte. Gracias a él han sido capturados 158 terroristas.
A partir de ahí la historia de Lejarza como agente secreto se sale de lo que aparece en la película pero no dejó de colaborar con el ya CNI en un ambiente democrático donde se encontraba más a gusto, tanto contra ETA como contra organizaciones mafiosas e islamistas.
Su paradero y su verdadero rostro, se ha operado varias veces de cirugía estética, son un misterio pero tiene el honor de haber llegado ya a la edad de la jubilación sin que ETA haya conseguido pegarle un tiro.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada